28 febrero 2017

A propósito de 'Múltiple', la película

película, psicología

M. Night Shyamalan ha sido, generalmente, idolatrado por ser un director de cine que crea historias inusuales, pero su nueva película "Múltiple" esta siendo objeto de algunas críticas. En la película, un hombre con trastorno de identidad disociativo (TID) secuestra a tres chicas.

El trastorno de identidad disociativo

El trastorno de identidad disociativo (anteriormente conocido como trastorno de personalidad múltiple) se cree que es una condición psicológica compleja que probablemente está causada por muchos factores, incluyendo la posibilidad de un trauma severo durante la primera infancia (abuso generalmente extremo, repetitivo, ya sea físico, sexual o emocional). Afecta a menos del 1% de la población mundial.

La mayoría de nosotros hemos experimentado la disociación leve, básicamente como soñar despierto o perderse en el momento mientras se trabaja en un proyecto. Sin embargo, el trastorno de identidad disociativo es una forma grave de disociación, un proceso mental que produce una falta de conexión de pensamientos, recuerdos, sentimientos, acciones, o el sentido de la identidad de una persona. 

Se cree que se trata de un mecanismo de defensa/supervivencia, en el que la persona se disocia literalmente a sí mismo de una situación o experiencia que resulta demasiado violenta, traumática o dolorosa para asimilar con su yo consciente.

¿Es real el trastorno de identidad disociativo?

Se trata de un tema controvertido. Comprender este trastorno es difícil, incluso para expertos. El diagnóstico en sí sigue siendo polémico entre los profesionales de la salud mental, algunos expertos piensan que más bien es una derivación de otro problema psiquiátrico, como el trastorno límite de la personalidad, o es el resultado de profundas dificultades en las habilidades de afrontamiento o en las tensiones relacionadas con la forma en que la gente confía en las relaciones emocionales con los demás.

Otros tipos de trastornos disociativos definidos en el DSM-5, el principal manual diagnóstico utilizado para clasificar las enfermedades mentales, incluyen la amnesia disociativa (con "fuga disociativa"), y despersonalización/trastorno de desrealización.


Las 23 personalidades de Kevin

(Atención spoilers)

El trastorno de identidad disociativo ha sido muy explotado en el cine, Tom Hanks interpretó a seis personajes diferentes en "El atlas de las nubes", Eddie Murphy interpretó a siete en "El profesor chiflado" y Alec Guinness se apuntó ocho en Ocho sentencias de muerte. Pero James McAvoy establece un nuevo punto de referencia en "Múltiple". Interpreta a Kevin, un hombre con al menos 23 personalidades distintas (no todas ellas agradables) para sorpresa de las tres chicas que ha secuestrado y encerrado en su sótano. Cada vez que entra en la habitación donde las tiene retenidas deben diferenciar con quien están tratando. ¿Es "Dennis", el monstruo de la camisa abotonada hasta arriba? ¿Es "Patricia", la institutriz con acento Inglés? o tal vez podría ser "Hedwig", el niño de nueve años fan de Kanye West? En el film no llegamos a ver todos los alter egos de Kevin, pero sí lo suficiente como para hacernos una idea.

James McAvoy interpreta a Barry, o tal vez es Dennis, o Hedwig o Patricia. Sufre de trastorno de identidad disociativo y, gracias a algunas de las personalidades más problemáticas dentro de él, se unen en un plan para secuestrar a las dos chicas populares para algún tipo de ritual. La presencia de Casey no se esperaba, pero seguramente ella no puede representar una amenaza para su plan, ¿o sí?

El argumento se divide en tres partes. Por un lado está la lucha, bastante típica (pero tensa) de tres chicas que tratan de escapar de su captor. Por otro lado nos muestra por flashbacks el trauma de de Casey. Por último está el protagonista, en múltiples formas, interactuando con su terapeuta, la Dr. Fletcher.

El atractivo está claro: el trastorno de identidad disociativo es una condición que se presta a los extremos de la conducta, los conflictos, el tormento, los secretos y los misterios (todos los ingredientes necesarios para un drama). Por desgracia, estos dramas han tendido a ser películas de terror y thrillers psicológicos, que en realidad no ha ayudado a entender la condición.

Pero el cine hace que parezca como si los pacientes con TID fueran extremadamente violentos y propensos a hacer cosas malas. En realidad, esto no es cierto. Las personas con TID no tienen una tendencia a ser violentos; más bien tienen la tendencia a ocultar sus problemas de salud mental. Es preocupante los efectos que la película pueda causar en afectados así como en el público en general. Ya hay mucho estigma y escepticismo con respecto a este trastorno específico.
Fuente/ WebMB

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, antes de comentar lea las normas de uso. Gracias.