28 marzo 2017

Trastorno Bipolar

El trastorno bipolar es una enfermedad tratable marcada por cambios extremos en el estado de ánimo, el pensamiento, la energía y el comportamiento. No es un defecto de carácter o un signo de debilidad personal. El trastorno bipolar también es conocido como depresión maníaca, porque el estado de ánimo de una persona se puede alternar entre los "polos" de manía (altos) y depresión (bajos). Estos cambios en el estado de ánimo, o "cambios de humor", pueden durar horas, días, semanas o meses. 

Casi un millón de adultos españoles se ven afectados por el trastorno bipolar. Por lo general comienza en la adolescencia tardía (a menudo aparece como la depresión durante la adolescencia), aunque puede comenzar en la primera infancia o más tarde en la vida. Un número igual de hombres y de mujeres desarrollan esta enfermedad (los hombres tienden a comenzar con un episodio maníaco, las mujeres con un episodio depresivo), y se encuentra entre todas las edades, razas, grupos étnicos y clases sociales. La enfermedad tiende a ser hereditaria y parece tener un vínculo genético. Al igual que la depresión y otras enfermedades graves, el trastorno bipolar también puede afectar negativamente a los cónyuges y parejas, familiares, amigos y compañeros de trabajo. 

El trastorno bipolar se diferencia significativamente de la depresión clínica, aunque los síntomas de la fase depresiva de la enfermedad son similares. La mayoría de las personas que tienen trastorno bipolar informan de que experimentan "altos" y "bajos" (periodos de manía y depresión). Estos cambios pueden ser graves, desde una energía extrema a una profunda desesperación. La gravedad de los cambios de humor y la forma en que interrumpen las actividades normales de la vida diferencian los episodios de humor bipolares de los cambios de humor cotidianos. 

Cuando la persona afectada experimenta síntomas maníacos y un episodio depresivo, al mismo tiempo, se dice que está experimentando un estado mixto (o manía mixta). Tienen todos los sentimientos negativos que vienen con la depresión, pero también se siente agitado, inquieto y activo. Los que han tenido un episodio mixto, a menudo lo describen como la peor parte del trastorno bipolar. 

Los síntomas de la manía: Los "altos" del Trastorno Bipolar 

  • Estado de ánimo elevado, exagerado optimismo y autoconfianza.
  • Irritabilidad excesiva, comportamiento agresivo.
  • Menor necesidad de dormir sin experimentar fatiga. 
  • Pensamientos de grandeza, sentido exagerado de la propia importancia. 
  • Discurso rápido, pensamiento acelerado, fuga de ideas. 
  • Impulsividad, falta de criterio, distrae con facilidad .
  • Comportamiento temerario.
  • En los casos más graves, delirios y alucinaciones.

Los síntomas de la depresión: Los "bajos" del Trastorno Bipolar 

  • Tristeza prolongada o episodios de llanto sin explicación.
  • Cambios significativos en los patrones de sueño y de apetito.
  • Irritabilidad, ira, preocupación, agitación, ansiedad. 
  • Pesimismo, indiferencia.
  • Pérdida de energía, letargo persistente.
  • Sentimientos de culpa, inutilidad.
  • Incapacidad para concentrarse, indecisión.
  • Incapacidad para el placer de intereses anteriores, aislamiento social.
  • Dolores inexplicables.
  • Pensamientos recurrentes de muerte o suicidio.

La depresión bipolar

Como se puede ver en la lista anterior, los síntomas del período de "bajón" del trastorno bipolar son muy similares a los de la depresión unipolar (depresión mayor). Es por eso que los "bajos" de esta enfermedad se refieren a veces como "la depresión bipolar". Estos mínimos es algo que la mayoría de los trastornos del estado de ánimo tienen en común. 

Las personas con trastorno bipolar experimentan la depresión bipolar (los mínimos) con más frecuencia que la manía o hipomanía (los altos). La depresión bipolar es también más probable que vaya acompañada de la incapacidad y los pensamientos y comportamientos suicidas.

Durante los períodos de depresión bipolar es cuando la mayoría de las personas afectadas buscan la ayuda profesional y reciben el diagnóstico. De hecho, la mayoría de las personas con trastorno bipolar en el ámbito ambulatorio que se ven, inicialmente se les diagnostica de depresión unipolar. 

Los estudios muestran que, en atención primaria solo un 10-25% de los diagnosticados con depresión unipolar puede tener, en realidad, trastorno bipolar. Y el porcentaje es aún mayor en el ámbito psiquiátrico. Con la desventaja de que un tratamiento incorrecto en el trastorno Bipolar, debido a un mal diagnóstico, puede conducir a episodios de manía y otros problemas.

Tipos de trastorno bipolar 

Dependiendo del patrón y de la severidad de los síntomas (o episodios de "altos" y "bajos") se puede diferenciar varios tipos de trastorno bipolar. Los dos tipos más comunes son el trastorno bipolar I y trastorno bipolar II. 

El trastorno bipolar I

Se caracteriza por uno o más episodios maníacos o episodios mixtos. Normalmente, una persona va a experimentar períodos de depresión. El trastorno bipolar I se caracteriza por episodios maníacos extremas.

El trastorno bipolar II

Se diagnostica después de uno o más episodios depresivos mayores y al menos un episodio de hipomanía, con posibles períodos de humor entre episodios. Los "altos" en el trastorno bipolar II (llamado hipomanias), no son tan altos como los de bipolar I (manías). 

No especificado

El trastorno bipolar, que no sigue un patrón particular se llama trastorno bipolar no especificado.

Ciclotimia

Es una forma más leve del trastorno bipolar, se caracteriza por varios episodios hipomaníacos y episodios de depresión menos grave que se alternan durante al menos dos años. La gravedad de esta enfermedad puede cambiar con el tiempo.

Ciclos rápidos

Cuando una persona experimenta cuatro o más de manía, hipomanía o episodios depresivos en cualquier período de 12 meses. Los ciclos rápidos puede ocurrir con cualquier tipo de trastorno bipolar, y puede ser una condición temporal para algunas personas.

Tratamiento 

En cuanto al tratamiento del trastorno bipolar puede incluir grupos de apoyo, medicamentos, terapia psicológica u otras estrategias. El tratamiento adecuado es el que funcione mejor para cada caso. 

¿Cuál es la diferencia entre el trastorno bipolar y los cambios de humor cotidianos?

Hay tres elementos principales que hacen que el trastorno bipolar se diferente a los cambios de humor comunes:

  • Intensidad: Los cambios de humor asociados al trastorno bipolar suelen ser más severos que los cambios de humor ordinarios.
  • Temporalidad: El mal humor generalmente desaparece en unos pocos días, pero la manía o depresión puede durar semanas o meses. Con ciclos rápidos, los estados de ánimo duran un corto tiempo, pero cambian rápidamente de un extremo a otro. Con ciclos rápidos, los estados de ánimo no duran mucho tiempo.
  • Interferencia con la vida: Los extremos en el estado de ánimo que vienen con trastorno bipolar pueden perturbar gravemente la vida. Por ejemplo, la depresión puede hacer que una persona incapaz de levantarse de la cama o ir a trabajar o manía puede causar una persona a pasar días sin dormir.

1 comentario:

Por favor, antes de comentar lea las normas de uso. Gracias.